Cómo preparar una potente presentación de PowerPoint

Muchos estudiantes creen que para crear una buena presentación en PowerPoint, simplemente tienen que dominar el aspecto técnico del asunto. Después de todo, una presentación de diapositivas no es un ensayo u otro tipo de tarea de escritura académica; es mucho menos exigente en términos de lenguaje, gramática, habilidad para girar palabras, etc. Sin embargo, requiere un conjunto de habilidades propias, e incluso si sabe cómo crear diapositivas y conectarlas entre sí, no evita que su presentación parezca indefensa e inconsistente. En este artículo, cubriremos algunas de las cosas más importantes que debe recordar al crear una presentación de PowerPoint para que no tenga que recopilarla de media docena de fuentes diferentes.

Tenga el medio en mente

Al crear una presentación, recuerde siempre cómo va a entregar su información. El público verá sus diapositivas al ritmo que usted determine, no por ellos, una a la vez, sin posibilidad de retroceder si se pierde algo. Significa que debes esforzarte por ayudar a la audiencia a seguirte al mismo ritmo, sin que nadie se atrase ni se adelante. Para hacerlo, primero debe limitar la cantidad de texto en cada diapositiva. Por lo general, no tiene más de 30 palabras por diapositiva. Reduzca lo que dice a lo esencial absoluto, use y resalte frases clave (el resto lo dirá en voz alta). Utilice palabras breves y sencillas. Asegúrese de que la diapositiva sea fácil de asimilar en su totalidad.

Cómo preparar una potente presentación de PowerPointCómo preparar una potente presentación de PowerPoint

Mantenga la puntuación al mínimo y no ponga palabras en mayúsculas, incluso si desea resaltar su importancia. Hace que el texto sea menos legible y más difícil de seguir. Nunca use más de 6 a 8 palabras por línea, ya que dificulta la lectura rápida.

El número de diapositivas en sí no debe ser demasiado alto: los presentadores que van de una diapositiva a la siguiente todo el tiempo pierden rápidamente su audiencia, ya que no les dan tiempo para familiarizarse con el contenido de cada página. Puede variar el número de diapositivas según sus propósitos, pero una buena regla general es limitarlo a una diapositiva por minuto de presentación.

Utilice listas de viñetas, pero siga la regla de 6 × 6: no más de 6 palabras por línea, no más de 6 líneas por lista.

Mantenga la atención en el estilo

Cuando presente una imagen, asegúrese de que sea de alta calidad y respalde la idea general de la diapositiva en cuestión. No intente poner imágenes en cada diapositiva, ya que devalúa el impacto de cada imagen individual y aburre a la audiencia. Algo importante que debe recordar es que va a mostrar su presentación en una pantalla grande, así que asegúrese de que sus imágenes conserven su resolución y se vean bien cuando se proyectan en una.

Asegúrese de no tener nada de qué disculparse durante su presentación. Si algo es difícil de leer o comprender, no debe usarlo en absoluto. Para evitar problemas de este tipo, revise su presentación en la pantalla que utilizará para entregarla si es posible. Le ayudará a asegurarse de que todo sea visible y legible incluso desde las últimas filas. Si descubre que una parte de su audiencia tendrá dificultades para seguirlo, no dude en rehacer partes de su presentación o incluso la totalidad con una fuente más grande o un fondo más contrastante.

Evite el uso de plantillas. Si bien puede parecer que facilitan la organización de su presentación, tiene un precio que no le gustaría pagar, ya que lo hacen encajar sus ideas originales en un molde único para todos. Además, el hecho de que una plantilla venga empaquetada no significa que esté bien hecha; muchas de ellas usan fondos mal elegidos y patrones de colores que distraen.

En cuanto a las fuentes, suele ser preferible utilizar sans serif como Arial o Helvetica. Es una mala idea usar fuentes serif como Times New Roman porque algunas personas las encuentran difíciles de leer, especialmente en pantallas grandes cuando hay poco tiempo. No utilice una variedad de fuentes: lo máximo que puede conseguir es una fuente para los titulares y otra para el resto del texto, pero no más. Siéntase libre de enfatizar la importancia de palabras y oraciones individuales con fuentes en negrita.

Evite los errores típicos

Estos son algunos de los errores más típicos que cometen los novatos:

  • Usar efectos de transición llamativos (p. Ej., Volantes de texto). Pueden parecer impresionantes y llamativos al principio, pero en realidad, solo distraen y molestan a la audiencia. Si usa muchos de ellos, le da a la presentación una calidad de aficionado, casi infantil, lo que nunca es bueno cuando intenta ser percibido en serio. Lo mismo ocurre con los efectos especiales como sonidos y animaciones;
  • Usar decisiones de diseño inconsistentes para diapositivas individuales. Si su patrón de color y fuente difieren de una diapositiva a otra, confunde a la audiencia y hace que su presentación parezca desordenada y poco profesional. Puede e incluso debe variar el contenido (por ejemplo, una lista con viñetas en una diapositiva, una imagen acompañada de texto en otra), pero el diseño general debe ser coherente en toda la presentación;
  • Usar texto y fondos sin contraste. Cuanto mayor sea el contraste entre el texto y el fondo, más fácil será su lectura y mayor será la impresión que cause en la audiencia. El texto claro, preferiblemente blanco sobre fondos oscuros es lo mejor, aunque el texto negro sobre fondos claros también funciona si se adapta a su estilo. Nunca use fondos con patrones; puede pensar que se ven bonitos, pero disminuyen la legibilidad del texto.

Si tiene dificultades incluso después de familiarizarse con todos estos consejos, siempre puede comprar una presentación de PowerPoint desde un servicio en línea que brinda asistencia en este tipo de trabajos. Si elige sabiamente su servicio, no debe preocuparse por la calidad de los resultados.

Mensaje de navegación

Dejar un comentario