Los 6 errores más comunes que los nuevos tutores están destinados a cometer

El papel de un tutor es bastante importante en la vida de un estudiante. Los nuevos tutores suelen cometer errores habituales. Por lo tanto, esfuércese por aprender a ser un buen tutor.

Los estudiantes de hoy pueden consolidar el conocimiento del contenido en sesiones de tutoría cara a cara donde hay oportunidades para el aprendizaje activo. Este es un estilo de enseñanza y aprendizaje mucho más centrado y hay continuidad de aprendizaje. El propósito clave de este enfoque es brindar una experiencia auténtica a los estudiantes en un contexto que los anime a pensar.

Hoy vamos a desvelar algunos de los errores habituales que puede cometer incluso un tutor profesional. También te proporcionaremos las soluciones para que aprendas a ser un tutor eficaz. Lea también: Cómo citar fuentes en formato de cita de Harvard

Comencemos con algunos de los errores más comunes que cometen los tutores.

Índice de contenidos

1. Actuar como un maestro de escuela

La escuela no siempre es el mejor lugar para aprender. Factores como la proporción de estudiantes por maestro y el tiempo limitado impiden que los estudiantes comprendan los conceptos básicos. Si actúa como un maestro de escuela, es más probable que su estudiante pierda interés y diga: “¡mi maestro no enseña nada!”

Solución

Usted es un tutor individual para su estudiante. Toda su atención debe estar dedicada a analizar las necesidades de su estudiante. Descubra dónde su estudiante no es tan brillante y concéntrese en esas áreas. Su trabajo es asegurarse de que su estudiante comprenda todos los conceptos que no puede comprender en la escuela.

En lugar de seguir ciegamente el plan de estudios, pruebe el enfoque de enseñanza personalizado. Esa es una excelente manera de dar paso a una tutoría exitosa. Su estudiante también aprenderá mejor y mejorará sus resultados.

2. Ser demasiado amigable

La relación entre tutor y alumno es un poco complicada. La mayoría de los nuevos tutores terminan siendo demasiado amigables, ya que quieren formar una buena relación con el estudiante. Sin embargo, el exceso de amabilidad puede quitarle la seriedad que necesita para enseñar de manera eficaz.

Solución

Establezca las reglas básicas y asegúrese de que su estudiante las siga. Puede ser amigable, pero no tanto como para afectar el desempeño de su estudiante. Su estudiante debe entender que usted está aquí para enseñar y no para convertirse en su amigo.
Concéntrese en su tema y evite que el estudiante divague. Ser compasivo es más importante que ser amigable. Lea también: Por qué debería considerar inscribirse en una universidad en línea

3. Asumir demasiado

La mayoría de los tutores enseñan a varios estudiantes a obtener buenos ingresos. Sin embargo, el trabajo de un tutor es bastante exigente y está lleno de responsabilidades. Los innumerables deberes de un tutor a veces afectan la calidad de la enseñanza y se reflejan en los resultados académicos del estudiante.

Solución

Los nuevos tutores deben ceñirse a un número mínimo de estudiantes. No tome más de lo que puede manejar. Prepare un plan para cada alumno y dedique un tiempo fijo por semana. Además, no se deje llevar por el proyecto o la tarea de su estudiante. Puede proporcionar la ayuda necesaria, pero no asuma el proyecto usted mismo.

Si tiene que escribir un ensayo, puede intentar esta compañía para ahorrar tiempo y trabajo.

4. No ser flexible

Los tutores experimentados le dirán que cree y se ciña a un plan de enseñanza para cada alumno. Seguramente ayuda seguir una estructura Plan de estudios, pero no siempre. No todos los estudiantes son iguales y aprenden de manera diferente. Seguir una estructura rígida solo conducirá a una mala enseñanza y malos resultados.

Solución

Analice a su estudiante antes de crear su plan de lección. Descubra dónde se encuentran y qué necesita para que alcancen las calificaciones objetivo. Además, sea flexible y deje espacio para refinar su plan de acuerdo con las necesidades de su estudiante. Logre un equilibrio entre rigidez y flexibilidad para obtener los mejores resultados.

5. No conectar con los padres

Los padres siempre están preocupados por los resultados educativos de sus hijos. Sin embargo, los nuevos tutores no se toman el tiempo para comunicarse y establecer una relación con los padres. Como resultado, pueden surgir malentendidos y los padres pueden perder la confianza en el tutor.

Solución

Conéctate con tus padres siempre que puedas. Habla con ellos durante unos minutos antes de salir de casa. Infórmeles sobre el estado de sus hijos y transmítales cualquier inquietud que descubra. Puede ser más profesional y mantener un archivo para cada alumno. Mantener a los padres informados es la mejor manera de ganarse su confianza.

6. No prometa resultados poco realistas

Los nuevos tutores pueden dejarse llevar e intentar impresionar a los padres. También pueden sobreestimarse a sí mismos, ya que carecen de experiencia. Prometer que el estudiante obtendrá A + en todas las materias es una forma segura de meterse en problemas. Los resultados dependen de muchos factores, y no solo de su dedicación o habilidades docentes.

Solución

Concéntrese en sus puntos fuertes y demuestre que es un experto en la materia. Además, analice al alumno y descubra hasta dónde puede llegar. Los padres prefieren a alguien más dedicado que a un tutor que hace falsas promesas. Relacionado – Calculadora de productos cruzados – Una forma eficiente

Pensamientos finales

Los errores comunes que discutimos le darán una idea de lo que hace a un buen tutor. Trate de evitar errores comunes y concéntrese en el aprendizaje del niño para obtener los mejores resultados.

Dejar un comentario